¿Qué necesita saber el diseñador para crear tu página web?

La mayoría de las personas a las que asesoro «no tiene ni idea de Internet ni de páginas web», utilizando sus propias palabras. Las necesidades de cada cliente son distintas y cambian con el tiempo, es normal encontrarse perdido en algún momento.

En este artículo voy a indicar qué necesitas saber sobre tu negocio – o tu proyecto – que vas a tener que contarle al profesional web que te haga la página.

2144933705_20517bedab

Escribe lo que quieres en tu web

Escribir las cosas te ayudará a reflexionar. El efecto es mayor aún si escribes a mano. Escribe en un papel lo siguiente:

  • Describe qué es para tí tu empresa o proyecto. Usa un sólo párrafo con dos o tres frases.
  • Escribe qué ofreces a los clientes y pon énfasis en las cosas que te diferencian de tus competidores, lo que aportas de especial

¿Tienes claro para qué quieres la web? Reflexiona sobre estas ideas que te indico y escribe aquellas que se aproximen más a lo que esperas cuando piensas en «tener una web».

  • «Para estar en Internet». Muchos clientes solo saben que quieren «estar» en Internet. Lo que desean es tener una forma de enseñar sus productos con detalle; o de ofrecer una vía de contacto a clientes y proveedores, como una línea de teléfono. Informar de nuestra dirección y otras formas de contacto.
  • «Conseguir más clientes». Quizás sea la razón principal por la que se encargan las webs, y también por la que hay que actualizarlas en algún momento.
  • «Vender mis productos». A lo mejor lo que necesitas es un canal de venta para tu negocio, una tienda.
  • «Mantener el contacto con mis clientes». Como un servicio de postventa o dando valor añadido a tus servicios.
  • «Ganar dinero con publicidad»
  • «Informar sobre novedades del negocio»

Una chica diseñando una web

Piensa cómo va a funcionar

  • Añadir o modificar contenidos. Si bien no es estrictamente necesario, la inmensa mayoría de los clientes necesitarán o desearán modificar los contenidos de la web. Estos contenidos serán textos, fotografías y vídeos.
  • Si tus clientes – o usuarios – deben «conectarse» a la web para utilizar todos o parte de los servicios.
  • Si los usuarios que se conectan deben «pagar» para utilizar dicho servicio. Si dicho pago es «una sola vez» o se prevén pagos con cierta frecuencia.
  • Qué datos voy a necesitar de los usuarios. Algunos ejemplos: su email, nombre y apellidos, teléfono, dirección postal, su talla de ropa, de calzado, etc…
  • Si las compras serán de un solo producto (un coche, una estancia de hotel) o de varios productos (ropa, material deportivo, o de oficina).
  • Si los productos pueden ser «complementados» (llantas de aluminio, cena romántica).
  • Si vas a enviar correos con novedades – newsletters.

Diseño

Para empezar, si no tienes ni idea de lo que quieres, busca en Internet negocios como el tuyo – o a tus propios competidores. Observa sus webs, qué ofrecen y cómo lo ofrecen. Haz caso a los profesionales que consultes sobre novedades y tendencias.

Temas que tendrás en cuenta:

  • Dominio. Tu dirección de Internet www.tudireccióndeinternet.com. Los profesionales podrán asesorarte sobre el dominio que debes elegir para conseguir tus objetivos.
  • Cómo mostrarás los contenidos: habrá contenidos «fijos» como una página de contacto, una página sobre las personas de la empresa, etc. Otros contenidos se irán añadiendo con cierta frecuencia como novedades, avisos o notas de prensa.
  • Si tu empresa tiene una guía de estilos – colores, fuentes, logos – que se repite en vuestra papelería, anuncios, etc. deberías indicarlo desde el primer momento.
  • Algunos ejemplos de webs que te gusten, indicando qué aspectos te gustaría imitar: el menú de unaweb.com, las presentación de otraweb.es, el formulario de contacto de otramas.com y la publicidad como en laultima.com.

Mantenimiento de contenidos y redes sociales

  • Si vas a tener presencia en redes sociales.
  • Qué redes sociales ¿Facebook? ¿Twitter? ¿Instagram? ¿Pinterest?
  • Cómo lo quieres hacer y quién se va a encargar de ello.
  • Quién va a redactar los nuevos contenidos.

Y todo esto es para «empezar a hablar».

¿Se me olvida algo? ¿Alguna duda? ¿No estás de acuerdo? Deja un comentario.