Breve historia de Internet: La blogosfera

Un programador codifica una página

De cómo evolucionó la web primigenia: partiendo de documentos escritos en HTML a sistemas de gestión de contenidos. Los autores se desentienden de la parte más técnica y se dedican a crear.

Al abrirse la web al mundo, muchas personas dentro y fuera del ambiente académico tienen la oportunidad de expresarse mediante publicaciones en Internet. Surgen nuevos autores que publican artículos sobre cualquier tema: deportes, animales, aficiones, profesiones, etc. Al principio estos autores necesitan conocimientos técnicos para elaborar los documentos (HTML) y para publicarlos (FTP, ISP, Hosting).

Internet bebe de las fuentes del conocimiento y todo el contenido es rico, interesante, auténtico como sus autores. Porque hace falta mucho esfuerzo para publicar los contenidos, no merece la pena publicar basura.

La información se almacena en páginas que no necesitan modificarse una vez elaboradas: ¿Cuántas veces cambia la forma de calcular el área de un pentágono, de colocar una rueda de un coche? En todo caso puede surgir una nueva forma de hacer las cosas. Esto provocará una nueva página (con la alternativa) y algunos enlaces entre los contenidos que están relacionados. Estos contenidos, cuya vigencia e interés es por tiempo indefinido, los conocemos como “siempre vigentes” (ing: evergreen).

Un ejemplo de blog
Un ejemplo de Blog

Date cuenta de que en aquella primer época las publicaciones se realizaban muy de vez en cuando. Se creaba la web con un montón de páginas y luego, de vez en cuando se añadían más contenidos. Se publica un par de veces al mes, o como mucho cada semana.

Muchos de estos autores introdujeron en sus páginas una sección de Novedades. Para aquellos lectores que visitan su página con cierta frecuencia, resulta muy cómodo saber cuál es el contenido nuevo e ir directos al grano. Utilizábamos unos gifs animados muy graciosos con la palabra nuevo y muchas veces new.

gif animado new

Estos artículos aparecen en la portada de forma destacada y se puede acceder a los artículos más antiguos a través de un menú (superior o lateral).

Con el tiempo los autores comienzan a coger soltura publicando y comienzan a incluir asuntos personales: en qué están trabajando, cómo se divierten, sus aficiones. Esto provoca un aumento de las publicaciones, que empiezan a ser varias a la semana o incluso diaria.

Se crea entonces el concepto de Web Log (esp: registro web), también llamado Weblog y finalmente blog que es como lo conocemos desde entonces. En España se utilizó al principio la palabra bitácora. Etimológicamente significa “hábito de escribir” pero además, es un concepto de navegación que representa al cuaderno del registro de lo que ocurre en una travesía marina. Era como escribir lo que te pasa todos los días.

Ejemplo de blog

Primeros pasos y hábitos de los blogueros

Tenemos entonces a un autor que publica con mucha frecuencia, a veces diaria, artículos sobre su vida profesional, personal o mixta. A este tipo de autor de blogs se le llama blogger o en castizo, bloguero.

El surgimiento de los blogueros coinciden en el tiempo con el fin de la burbuja .com: Existen directorios de webs, los primeros buscadores, los portales de noticias.

1. Blogroll

Hay cierta dificultad en atraer visitas porque el número de páginas web comienza a ser muy grande y tu web podría desaparecer en el listado del directorio al que te hubieras apuntado o no aparecer en los resultados de búsqueda.

Los autores incluyen en sus blogs enlaces a otros blogs de la misma temática lo que hace que pases de un blog a otro relacionado. A este comportamiento se le llama blogroll (rodar por los blogs).

Empiezas leyendo a un autor que te gusta, y te lees en seguida las novedades, utilizando el blogroll saltas a otro blog y allí lees lo que te interesa y así sigues. Echabas la tarde, pero aprendías cantidad de cosas.

2. Enlace Permanente

Aparece también el concepto de enlace permanente. Como los artículos en la página principal van cambiando diariamente, se necesita una dirección fija para cada artículo. Una dirección a la que puedas hacer referencia desde otro artículo, otro blog, un foro, donde sea. En inglés se usa el término permalink.

El blog como servicio: la era social

A finales de los 90 en el punto álgido de la burbuja punto com nacen los gestores de contenidos LiveJournal y Blogger. Son herramientas online que permiten a sus usuarios escribir un blog sin preocuparse ni del formateo (los artículos se escriben tal cual, no usando código) ni del almacenamiento.

Los autores pueden ahora elegir el aspecto de su blog con configuraciones gráficas llamadas “Temas” donde puedes escoger colores y gráficos. Todo ello sin tener ni idea de código fuente.

Por supuesto, los servicios de blog incluyen un apartado para enlaces (para crear el blogroll) y estadísticas primitivas de las visitas (a veces un simple contador).

Además se les dota de los elementos más interesantes de la blogosfera:

3. Los comentarios

Estas herramientas incluían un sistema de comentarios anidados que permitían contestar a los artículos que escribían los autores. Es muy común en esa época agradecer a los autores su esfuerzo, ofrecer sesudos argumentos en contra, incluir enlaces que reforzaban o contradecían las exposiciones, etc.

Muchas veces otros autores, si querían contestar concienzudamente, creaban una entrada en sus propios blogs. Y dejaban un trackback.

4. Trackback: enlaces de referencia.

Cuando un visitante quería rebatir un asunto tratado en el blog de otro autor diferente, muchas veces, en lugar de dejar un comentario, escribía un post en su propio blog y enlazaba al primero.

Por educación, dejaba al autor principal un enlace al artículo que servía de contestación. Se lo dejaba en los comentarios del artículo para que pudiera hacer un seguimiento de las repercusiones de su propio artículo.

A estos enlaces se los llama trackbacks y algunos sistemas de blogging los realizan automáticamente al enlazar artículos de otros autores.

5. Las feeds (RSS/ATOM)

La red social de la blogosfera hacía que leyeras a decenas de autores que escribían a diario. Utilizábamos ¡Utilizamos! una tecnología llamada fuentes (ing: feeds) que es un fichero con un resumen de las novedades de una web. Contiene los títulos, resúmenes y a veces los artículos completos de las últimas entradas de un blog.

Estos ficheros tienen un formato estándar – RSS y ATOM son formatos W3C. Algunos sitios web como feedly.com son capaces de mostrar un listado de los artículos de tus sitios favoritos. Así puedes organizar los blogs que sigues y elegir qué artículos de qué blogs quieres leer.

Las feeds necesitan un artículo por sí solas.

Currarse los artículos

Aún así, escribir artículos como el que estás leyendo lleva mucho tiempo, horas. Así que en este punto, habiendo salvado la barrera tecnológica, todavía queda la barrera del esfuerzo.

Los bloggers intentaban ofrecer contenidos de calidad y tenían en cuenta añadir referencias a las tesis que se escribían, ejemplos, imágenes, enlaces, etc. Escribir un artículo llevaba al menos estas etapas:

  • Escribir una parrafada
  • Revisar el texto para eliminar redundancias
  • Formatear el texto (negritas, cursivas)
  • Añadir enlaces de referencia
  • Incluir imágenes

Todo esto sin tener en cuenta el SEO que en aquel momento estaba en pañales. Los buscadores eran de lo más inocentes.

La blogosfera como red social

Nos encontramos ante la primera red social online, ya que se pueden realizar comentarios, contestar a dichos comentarios, se dan las gracias, se enlazan contenidos y casi todo el mundo escribe con mucha frecuencia.

La gran desventaja de los sistemas de blogging es que, al ahorrarte tener que lidiar con la parte técnica, no tenías ningún poder sobre ella. Por eso no puedes – estos servicios aún existen – controlar totalmente aspectos como las analíticas de visitas, gestión de la publicidad y otros.

Poco a poco se incluyen otras características como las votaciones (a favor, en contra), las valoraciones con rangos de estrellas, etc.

Si quieres saber más de cómo era montar un blog, puedes visitar http://whatisaweblog.blogspot.com/

El fin de la época dorada de la blogosfera

Han existido bloggers muy famosos que vivían – y siguen viviendo – de sus seguidores. Los bloggers son los youtubers de hace 10 años.

Si los servicios de publicación como Blogger han eliminado la barrera tecnológica a los autores de blogs, las redes sociales han eliminado el esfuerzo necesario para redactar los artículos.

Las redes sociales han permitido incorporar al grupo de autores al público general, donde incluimos a personas con talento y con esfuerzo que siguen enriqueciendo los contenidos de Internet. Pero además permite a absolutamente todo el mundo plasmar una idea, opinión o comentario sin importar su preparación, su edad o su origen.

Las redes sociales eliminaron el esfuerzo necesario para escribir: se multiplicaron los contenidos, pero bajaron de calidad.

Esto tiene una parte positiva porque (las redes) eliminan el esfuerzo necesario que requería redactar una sesuda entrada de blog. Por ejemplo para redactar este artículo he tenido que buscar referencias para dar datos fidedignos sobre la historia de los blogs. Tendré que buscar imágenes libres de derechos para documentarla. Revisar e incluir los enlaces. Etc.

Para escribir una actualización en el muro de Facebook me lleva 10 veces menos esfuerzo y voy a tener más visitantes, más likes y más comentarios.

Hay muchísimo más contenido, pues hay millones de autores. Las redes sociales eligen qué debemos leer. Da valor a algunos artículos respecto a otros y no siempre son los que más le interesan al lector, a veces son los que más interesan a la plataforma (llámalo Facebook, o Twitter u otra).

No hay incentivo para escribir en el blog: el público presta muy poca atención a las publicaciones debido a la gran oferta  en Redes Sociales. El esfuerzo no es recompensado.

Y los contenidos que se generan son mucho menores. Leemos mucho menos. ¿Cuánto nos tiene que interesar un tema para dedicarle 10 minutos?(¡diez minutos!).

Estamos acostumbrados a leer titulares y encabezados en cuestión de segundos y seguir adelante a por otra pieza de información. Esto desincentiva a los bloggers a escribir artículos y por supuesto ya muy pocos escriben a diario. Es más preferible plasmar cuatro o cinco ideas sueltas en Twitter. Tenemos ahí los pocos segundos que los lectores nos quieren dedicar.

Muchísimas veces se ha anunciado que la blogosfera o los blogs han muerto (E.Dans – 2008). Incluso hay una película (IMDB) – documental sobre ello.

Aunque gracias a $deity, todavía quedan autores dispuestos a dedicar su tiempo altruistamente (o no) a enriquecer Internet. Artículos con vitaminas.

*$deity : La deidad de preferencia del lector.